La actual situación económica puede hacer necesario solicitar aplazar los impuestos. No en vano, muchos negocios han tenido que cerrar y no pueden afrontar sus obligaciones. La declaración del Estado de Alarma ha obligado a cientos de miles de negocios a cerrar de forma provisional y esto ha supuesto una interrupción en su facturación. Este artículo te explica mejor cómo puedes proceder ante esta casuística específica.

Cómo aplazar los impuestos

Lo cierto es que la solicitud de aplazamiento de los impuestos siempre ha existido. El elemento cualitativo que marca la diferencia es que, con las medidas tomadas por el Estado de Alarma, este procedimiento puede aplicarse sin cargo. Ahora bien, hay que señalar que esta posibilidad que se abre está condicionada a una serie de tributos y a unos requisitos.

La nueva casuística ha cambiado las condiciones de forma provisional. Por lo tanto, te conviene conocer cuáles son las posibilidades que existen ahora. Aquí encontrarás más detalles.

Qué impuestos se podrán aplazar

Los tributos que están incluidos en la normativa son aquellos que se pagan usualmente. Hay que hacer referencia, por ejemplo, al IVA, al pago fraccionado del IRPF o al Impuesto de Sociedades (IS). tras operaciones que se podrán aplazar son el pago de préstamos que haya concedido un organismo de la Administración. La idea de la medida es hacer frente a la bajada de ingresos resultante del confinamiento. Lo que se hace, en la práctica, es atrasar el pago de impuestos para PYMES y el autónomo.

Condiciones y plazos

Este aplazamiento está condicionado a que los autónomos o PYMES hayan declarado pérdidas en el primer trimestre del año y a tener una facturación inferior a 6.010.121,04 euros durante el año 2019. En ese caso, los aplazamientos pueden ser de dos tipos. Dispondrás de 3 meses de prórroga para pagar las liquidaciones sin ningún tipo de interés. Por otra parte, podrás pagar con un aplazamiento de 6 meses con intereses.

Eso sí, conviene señalar que el proceso no es automático. Tienes que realizar la solicitud ante la Agencia Tributaria (AEAT) y justificarla debidamente. En consecuencia, necesitarás un asesoramiento especializado para cubrir bien los impresos. La motivación del aplazamiento ha de estar bien fundamentada y lo normal es que esta operación la haga tu gestor.

Conclusión

La mayoría de los autónomos desconocen las condiciones que se exigen al aplazar los impuestos. En consecuencia, disponer del servicio de una gestoría especializada te ayudará, y mucho, a mejorar tu capacidad de reclamar ante la Administración.

La Gestoría Fiscal Contable te proporciona un servicio integral para ayuda. Por un lado, nos encargamos de asesorarte en relación con tus posibilidades legales. En segundo lugar, realizamos las liquidaciones de impuestos ante la Agencia Tributaria. Finalmente, nos encargamos de interponer los recursos administrativos y solicitudes que sean necesarias. En definitiva, dispondrás de todo lo necesario para ganar en seguridad y tranquilidad.

¿Quieres tener más por menos y ahorrarte problemas? La empresa te puede ayudar. Te animamos a que nos contactes para conocer mejor todas las posibilidades que tienes a tu alcance.