El denominado céntimo sanitario en los hidrocarburos

Home/Fiscal/El denominado céntimo sanitario en los hidrocarburos

El denominado céntimo sanitario en los hidrocarburos

La financiación autonómica siempre ha sido compleja. Los sistemas se renuevan con cierta periodicidad, pero quedan obsoletos porque las administraciones asumen nuevas competencias y servicios. Esta situación ya era evidente a principios de la década de 2000, de ahí que se optase por el céntimo sanitario. Explicaremos cuál era la naturaleza del tributo, su cuantía y por qué motivo fue derogado por la Unión Europea.

El céntimo sanitario: qué era, quién lo recaudaba y para qué servía

El denominado céntimo sanitario era un recargo que se aplicaba en la comercialización de hidrocarburos. La persona que lo pagaba era el comprador final porque el minorista de hidrocarburos lo repercutía y este tributo se denominaba así porque su objeto era financiar los servicios sanitarios. El nombre oficial que se utilizó fue Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH).

Este impuesto entró en vigor en 2001 y, aunque lo estableció el Estado, las autonomías tenían plena potestad normativa. El resultado era que los límites variaban, y mucho, en función del territorio. Hemos de indicar que, normalmente, esta situación estaba vinculada a la disponibilidad financiera de cada lugar. La mayoría de las Comunidades Autónomas utilizaron este recurso en algún momento, concretamente hasta 13 territorios. Solo aquellas autonomías donde no se consideró necesario no se cobró el tributo.

Como elemento anecdótico, hemos de señalar que, aunque hablamos de céntimo sanitario, la realidad es que la cantidad que se cobraba era mucho mayor. Lo normal es que el impuesto oscilase entre los 3 y los 4 céntimos por litro. A partir de 2005, podía llegar a los 4, 8 céntimos.

La declaración de ilegalidad por parte de la Unión Europea

Lo cierto es que la Tribunal de Justicia de la Unión Europea ya cobraba un tributo por hidrocarburos. Siguiendo el principio de que la doble imposición no está permitida, en 2014 declaró ilegal el céntimo sanitario. Esto afectó al cobro del tributo entre los años 2002 y 2011, puesto que en adelante cambió de denominación y se integró como impuesto especial.

Ahora bien, este tributo se estuvo cobrando hasta 2012. La declaración de ilegalidad hizo que muchos comercios minoristas reclamasen su devolución. Las demandas han tenido un éxito dispar, aunque la Agencia Tributaria creó un procedimiento de devolución exprés para aquellas cantidades que no habían prescrito.

Conclusión

El caso del céntimo sanitario es paradigmático de cómo conviene tener un asesor profesional. Los profesionales de las estaciones de servicio han podido perder mucho dinero por no conocer los procedimientos de reclamación. En consecuencia, conviene, y mucho, saber cómo nos afectan los tributos.

La Gestoría Fiscal Contable ofrece un servicio integral para PYMES y profesionales desde una doble vertiente. En primer lugar, realizamos una labor de asesoramiento especializado para los clientes. Por otra parte, también nos encargamos de presentar cualquier clase de declaración tributaria y liquidaciones. La realidad es que es mejor delegar estas cuestiones porque, a la larga, ahorrarás tiempo y dinero. Los buenos profesionales son aquellos que

Contáctanos para conocer toda la gama de servicios que te ofrecemos. Vas a notar la diferencia y defenderás mejor tus intereses.

30/8/2019|Fiscal|0 Comments

Leave A Comment

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies