Cómo gestionar una transferencia de vehículos

Home/Particulares/Cómo gestionar una transferencia de vehículos

Cómo gestionar una transferencia de vehículos

En España, dos de cada tres transacciones de vehículos son de segunda mano. La crisis económica de 2009 supuso un cambio de mentalidad en la población. Se han homologado los hábitos con el resto de Europa y, por lo tanto, la frecuencia de estos trámites se ha multiplicado. Los servicios de asesoría y gestoría son necesarios para evitar problemas en el futuro, tanto si eres comprador como si eres el vendedor. Por estas razones, te aconsejaremos.  En este artículo te explicamos cómo contar con el servicio de una gestoría para la transferencia de vehículos. Trataremos el tema desde la perspectiva del vendedor y la del comprador.

La transferencia de vehículos para el vendedor

Realmente, es el vendedor el que tiene que hacer el trabajo más importante por la documentación a aportar. El vendedor tiene que identificarse y firmar la solicitud del cambio de titularidad ante la DGT. Es imperativo contar con un contrato de compraventa, la identificación de comprador y vendedor y los justificantes de la ITV. Normalmente, y para evitar problemas de multas relacionados con este asunto, se facilitan justificantes provisionales de 30 días. También has de saber que, si eres vendedor profesional, tendrás que incluir el CIF en la factura. No presentar en tiempo y forma un documento puede ser problemático a medio plazo, y no solo por las eventuales sanciones.

Una gestoría especializada en estos trámites te puede ahorrar mucho tiempo y, a la larga, dinero. Sobre todo, si eres particular, al actuar en tu nombre se agilizará el proceso. Si te falta algún documento, te lo notificarán con la suficiente antelación para que lo busques. Otra ventaja que has de valorar es que, al ir más rápido, ahorraremos problemas relacionados con las multas. Además, y como somos conocedores de la idiosincrasia de la Administración, nos resulta más rápido afrontar estas cuestiones. Por estos motivos, hacer uso de este servicio es beneficioso en todos los sentidos.

La transferencia de vehículos para el comprador

Comprar un coche de segunda mano también implica realizar unos trámites específicos. Además de contar con el contrato y la identificación de las dos partes, hay que ver quién paga el cambio de nombre. Por otra parte, también es bueno saber que, una vez realizada la transferencia, hay que liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Este tributo, gestionado por las Comunidades Autónomas, varía según el territorio y tienes que pagarlo en un máximo de 30 días. Conocer esta cuestión es fundamental para no recibir sanciones por impago. Recuerda, además, que si has comprado un coche de renting y hay un exceso de kilometraje, has de aportar la factura para desgravar el IVA.

Una Gestoría Fiscal Contable puede, además, asesorarte sobre cómo realizar estos trámites con garantías. Por ejemplo, te indicará qué documentación complementaria solicitar al comprador para que ganes en tranquilidad. Si vas a comprar un coche y tienes que liquidar tributos, es una buena opción. Además, puede presentar en tu nombre la liquidación ante la Administración. Te aconsejamos, pues, que contactes con nosotros para que te podamos ayudar.

Leave A Comment

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies