Los falsos autónomos: qué son

Home/Autónomos, Laboral/Los falsos autónomos: qué son

Los falsos autónomos: qué son

La legislación permite trabajar por cuenta propia o hacerlo por cuenta ajena. El problema está en que, en determinados casos, se comete un fraude de ley; este es el caso de los falsos autónomos. Te explicamos en qué consiste esta figura que el Gobierno se ha propuesto perseguir. Finalmente, te indicamos cómo una gestoría especializada te puede ayudar a la hora de contratar trabajadores sin problemas legales.

El falso autónomo: un trabajador por cuenta ajena que cotiza como uno por cuenta propia

La primera premisa de un falso autónomo es que, en la práctica, realiza las mismas funciones que un trabajador por cuenta ajena. A saber:

  1. Tiene un horario marcado y tiene que fichar por la entrada y cierre. Además, recibe directrices acerca de los objetivos o tareas a realizar.
  2. Tiene un solo cliente y no dispone de la posibilidad de ir a buscar otras posibilidades. Por este motivo, la relación de facto no es mercantil, sino laboral.
  3. Los falsos autónomos tienen que asumir los costes por contingencias o enfermedad. Al estar dados de alta como autónomos, pagan ellos la cuota a la Seguridad Social, no el empresario.

Este tipo de figura no tiene que ver con el Autónomo Económicamente Dependiente (TRADE). Esta figura está concebida para quien tiene un cliente que genera como mínimo el 75 % de sus ingresos.

Podemos entender, pues, que esta figura es impulsada por determinadas empresas para ahorrar costes. En el momento en que se repercuten las cotizaciones en el “autónomo”, se ahorran la cuota en la Seguridad Social.

En definitiva, los falsos autónomos son una figura que incurre en fraude de ley. El problema tradicional ha estado en la dificultad para distinguir un autónomo real de otro sobrevenido.

Sanciones a los falsos autónomos

Técnicamente, un contrato mercantil que oculte una relación laboral es nulo de pleno derecho. Por este motivo, la inspección de trabajo está endureciendo las sanciones a las empresas que hacen uso de esta figura contractual.

En el acuerdo entre Gobierno y autónomos, las sanciones son de entre 3.126 y 10.000 euros. Se han aumentado los topes máximos para luchar mejor contra una figura que se considera fraude de ley.

Conclusión

En los últimos años, al calor de la crisis han aparecido nuevas figuras de contratación y, en algunos casos, se ha hecho un abuso de estas. Por lo tanto, conocer cuándo se puede estar infringiendo la normativa es importante para no tener problemas. No en vano, en cuestiones laborales lo barato puede salir caro a la larga.

Conocer todas las exenciones y bonificaciones que ofrece la empresa es una opción para rebajar costes en las contrataciones. Lo cierto es que hay algunas opciones que, si revisas bien, pueden ayudarte a lograr ese objetivo. Por lo tanto, lo mejor es contar con especialistas en esta área.

Si necesitas un asesoramiento profesional, en la Gestoría Fiscal Contable contamos con todo lo necesario. Además, nos encargamos de realizar los trámites en tu nombre. Te animamos a que nos conozcas mejor para saber todas las posibilidades que tenemos a tu alcance.

Leave A Comment

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies