El Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) es una figura tributaria concebida para que las personas sin residencia pero con intereses económicos en el país cumplan sus responsabilidades fiscales. La idea es que no haya evasión fiscal en aquellos casos en los que no se cobra el IRPF. ¿Quieres saber más sobre cómo funciona este impuesto? No dejes de leer, porque te va a interesar este artículo.

El Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR), qué es, cuándo y cómo se paga

Este impuesto es habitual en el caso de personas con viviendas o algún activo patrimonial en el país. Es habitual que lo tengan que abonar turistas o personas que tienen una segunda residencia en nuestro país. También es un tributo que pagan los diplomáticos, embajadores y funcionarios consulares, aunque vivan regularmente en España.

Es relevante señalar que, para determinar si una persona reside en el país, ha de estar un mínimo de 183 días en el último año. En caso contrario, y aunque esté formalmente empadronado, se considerará no residente. Este aspecto es importante para determinar quién lo ha de pagar o si, por el contrario, tiene que abonar el IRPF.

Qué grava el IRNR

El IRNR tiene como objeto de gravamen la adquisición de rentas obtenidas en España por personas no residentes. Esto incluye la venta de inmuebles y sus beneficios, pero también la venta de participaciones en sociedades mercantiles, la percepción de dividendos u otros rendimientos de capital.

El objetivo es cobrar la parte proporcional de beneficios obtenida, compensando el IRPF. No está permitida la doble imposición, así que los extranjeros con residencia legal y permanente en España no tendrán que pagar, con carácter general, el IRNR.

Cuándo hay que pagar el IRNR

El IRNR es un tributo de liquidación anual. Eso sí, es fundamental señalar que solo se pagará cuando haya algún beneficio o renta que corresponda. En caso contrario, no deberás pagar el impuesto. Lo importante es que compruebes con un asesor si te toca pagar o no.

Cuál es el tipo impositivo

El tipo impositivo varía en función de varios factores. En primer lugar, la nacionalidad de los extranjeros; en segundo lugar, el objeto de gravamen.

Los ciudadanos de la Unión Europea, Noruega e Islandia pagarán un tipo general del 19 %. El resto de los no residentes extranjeros pagarán un porcentaje general del 24 %. Este es un aspecto muy relevante a la hora de hacer el cálculo porque la nacionalidad hace cambiar la cantidad.

Por otra parte, hay que señalar que los dividendos y la venta de capitales a terceros tributa por un 19 %. Las pensiones tienen también un tipo de gravamen distinto, pero dependerá de lo que se gane.

Conclusión

El Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) puede ser un tributo un tanto difícil de entender. Por ese motivo, es bueno que, si eres extranjero, cuentes con una gestoría que te asesore. La Gestoría Fiscal Contable proporciona un asesoramiento especializado para que no tengas problemas. No dudes en contactarnos si buscas más información.