El régimen tributario español tiene exenciones y deducciones para las nuevas empresas. Es fundamental que conozcas este aspecto porque eso influirá, y mucho, en la viabilidad de tu negocio. Indicamos cuáles son los principales descuentos a los que tienes derecho.

El régimen fiscal vigente para las nuevas empresas

Conocer cuál es el marco fiscal es fundamental cuando vayas a emprender un negocio. Hay que tener en cuenta que la tendencia actual es la de ofrecer facilidades durante los primeros años. No en vano, se pretende fomentar el emprendimiento.

Los descuentos y deducciones se aplican en varios aspectos. En primer lugar, en la cuota de autónomos a la Seguridad Social. El segundo caso es el de los descuentos en el pago del IRPF. Finalmente, hay que hacer referencia al descuento en el pago del IS. En definitiva, las ventajas que reconoce la legislación están contempladas para todas las personas.

Cuota de autónomos

La tarifa plana de autónomos se activa cuando se inicia por vez primera una actividad. El primer año, los autónomos solo tendrán que pagar 60 euros por su contribución. Los meses 12 al 18 se aplicará un descuento de la cuota mínima del 50 %. Finalmente, de los meses 19 al 24 el descuento será del 30 %. Como principio general, a partir del mes 25 se pagará la cuota mínima de autónomos, que asciende a 283,31 euros. Los menores de 30 años y mujeres menores de 35 tienen un año más de reducción del 30 %.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

Las personas que inviertan en una empresa de nueva creación tienen derecho a exenciones en el IRPF. La cantidad que se puede deducir es el 20 % de una base máxima de 50.000 euros. Este aspecto es fundamental como ayuda para los inversionistas que verán cómo pagan menos impuestos.

Impuesto de Sociedades (IS)

El tipo general del IS tiene un descuento para las nuevas empresas. La legislación indica que el tipo de gravamen será del 15 % durante los dos primeros ejercicios que declaren beneficios. Este es un cambio sustantivo con el tipo general, que está situado en el 25 %. Esta normativa se aplicará para todo tipo de sociedades, sean limitadas o anónimas.

Conclusión

El emprendimiento exige una serie de pasos y un asesoramiento especializado. Si eres autónomo, tener a mano una gestoría especializada te facilitará el trabajo. Nosotros contamos con la experiencia necesaria para aconsejarte sobre fiscalidad, redactar contratos laborales y presentar las declaraciones de tributos. Esta es la mejor manera de trabajar porque, a la larga, ahorrarás tiempo y dinero.

Los autónomos y pequeños empresarios no pueden perder tiempo en interminables trámites. Por otra parte, hay que tener en cuenta que un error administrativo puede costar mucho dinero. En consecuencia, es importante que se pueda elegir con criterio para que no haya ningún problema. Un profesional integral aportará el conocimiento necesario para que tú te dediques plenamente a tu trabajo.

Te animamos a que nos contactes para conocer mejor todas las opciones que tienes a tu alcance. Esta es una manera segura de que ganes en tranquilidad y, seguro, vivirás la diferencia.