El ERTE es una figura que siempre ha existido pero que toma protagonismo con la crisis del Covid 19. Las instituciones públicas han abierto las posibilidades para que se pueda recurrir a este recurso. Aquí se explica qué es un ERTE y cuándo se puede considerar causa de fuerza mayor. Finalmente, se explicará de qué manera una gestoría te puede asesorar.

Qué es un ERTE: consideración de fuerza mayor

El ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) es una figura jurídica que permite dar de baja a un trabajador de la Seguridad Social durante un periodo limitado. La principal condición es que Como principio general, la Administración se hace cargo de una parte del salario hasta que vuelva a haber condiciones para retomar la actividad.

Hasta la fecha, los ERTEs se daban, sobre todo, en dos contextos. En primer lugar, en empresas inmersas en un proceso concursal que estaban buscando una reestructuración laboral. El segundo caso era el de compañías que tienen su actividad dependiente de coyunturas externas muy fluctuantes. Hay que señalar, de todas formas, que su incidencia era claramente minoritaria. Por regla general, es un procedimiento que se utiliza poco.

La crisis del Covid 19 se puede entender como causa de fuerza mayor para aplicar el ERTE. Si una empresa no puede realizar su actividad debido a las medidas de confinamiento, el Gobierno aprobaría la solicitud. El Real Dcreto-ley 8/2020 establece que esta posibilidad será factible mientras que se den las circunstancias extraordinarias que han hecho aprobar el Estado de Alarma. Eso sí, es procedente señalar que no se da una equivalencia entre la aprobación de estas medidas y el fin de las mismas. El Gobierno será quién determine cuándo finalizan pero, en cualquier caso, están amparadas, también, por el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores.

Las condiciones del ERTE durante este periodo también están bien definidas. Hay 5 días para presentarlo y un periodo de consultas máximo de 7. Las empresas ahorrarán el 100 % de las cuotas en empresas de menos de 50 trabajadores y el 75 % en las demás. Los trabajadores cobrarán el 70 % del equivalente a su base reguladora.

Esta es una medida a la que se están adhiriendo miles de empresas. En principio, el objetivo es retomar la actividad cuando pase la emergencia.

Conclusión

Las empresas que saben qué es un ERTE pueden aplicarlo si consideran que se ajusta a sus circunstancias. Lo cierto es que la crisis del Covid 19 introduce un elemento de imprevisibilidad importante. Por lo tanto, es bueno tomar esta primera decisión para amortiguar el golpe.

¿Tienes una PYME afectada y no conoces cuáles son las posibilidades legales de que dispones? La Gestoría Fiscal Contable dispone de un gabinete jurídico que te puede ayudar para que sepas cuáles son las opciones. Al fin y al cabo, disponer de buena información marca la diferencia y te facilitará el trabajo. Esto ayuda a planificar mejor las situaciones y, con ello, optimizar el uso de recursos.

La empresa está en disposición de seguir ofreciendo sus servicios a particulares, autónomos y PYMES. Es posible contactar para pedir más información.