Ventajas e inconvenientes de una Sociedad Limitada

Home/Empresas/Ventajas e inconvenientes de una Sociedad Limitada

Ventajas e inconvenientes de una Sociedad Limitada

Existen varios tipos de sociedades mercantiles para dar respuesta a las necesidades de los negocios. Uno de los casos paradigmáticos es el de la Sociedad Limitada. Esta fórmula puede ser muy útil si conoces bien en qué contextos la puedes utilizar. Te lo explicamos mejor para que no tengas ningún problema.

La Sociedad Limitada: ventajas e inconvenientes

Las Sociedades Limitadas son empresas concebidas para pequeños negocios. A partir de los 30.000 euros de beneficios anuales, es preferible constituir una Sociedad Limitada a cotizar como autónomo. Ahora bien, es conveniente que conozcas mejor las ventajas e inconvenientes de trabajar con esta fórmula jurídica.

Ventajas

En primer lugar, esta forma jurídica es ideal si tienes una facturación alta porque pagarás menos impuestos. El tipo general del Impuesto de Sociedades para PYMES es inferior al que podrías pagar si tuvieses que afrontar los pagos vía IRPF.

Otro aspecto fundamental es que vas a limitar tu responsabilidad. Recuerda que una persona física responde con su patrimonio personal y en una sociedad mercantil no es así. Además, tu responsabilidad se limitará al capital que aportes. Este punto es fundamental para que en el futuro no tengas ningún tipo de problema.

Por otra parte, necesitas muy poco dinero para poner en marcha la empresa. Con solo 3000 euros y un socio puedes constituir una Sociedad Limitada Universal. En consecuencia, esta es una alternativa muy interesante si no deseas eternizarte en interminables trámites.

Finalmente, esta sociedad es ideal si quieres controlar quién entra y sale de la empresa. No en vano, en una Sociedad Limitada los propietarios tienen derecho de tanteo sobre las participaciones que se quieran vender. A la larga, notarás la diferencia y lo agradecerás.

Inconvenientes

El primer problema que te puedes encontrar está, precisamente, en que transmitir las participaciones es difícil. Por lo tanto, no es la mejor sociedad mercantil para quien tenga necesidades de inyectar grandes sumas de capital. Lo habitual es que, a partir de un determinado nivel de ingresos, se generalicen las Sociedades Anónimas.

Otro inconveniente de esta sociedad es que no es recomendable si tus ingresos son reducidos. Dicho de otra manera, si eres autónomo pero ganas lo justo para vivir, no te interesará constituir una sociedad.

Conclusión

Las sociedades mercantiles son un instrumento útil para trabajar si sabemos cuándo y cómo utilizarlas. Una labor importante de las gestorías es la de asesorarte para que tomes la decisión que más te convenga. Es evidente que las principales tareas las has de realizar tú, pero siempre es bueno contar con una guía.

La experiencia nos indica que los profesionales han de tener un apoyo logístico para que el trabajo sea más fácil. No en vano, puedes perder mucho tiempo en trámites que podrías utilizar para cosas más productivas.

En Gestoría Fiscal Contable contamos con un equipo de especialistas en PYMES que te asesorarán y asumirán la entrega y gestión de documentación. Estamos convencidos de que te podemos ayudar a hacerte la vida más fácil. Contáctanos si quieres mejorar en tu día a día.

Leave A Comment

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies